¿Qué es realmente ser un autónomo societario?

Al crear una empresa, al menos, uno de los socios está obligado a ser autónomo societario.

Un autónomo societario es un trabajador por cuenta propia que es socio (único o con otros) de una empresa. Para ser autónomo societario debe tener al menos un 25% de las participaciones de la empresa o convivir con un socio que tenga al menos el 50%.

¿Cuánto paga un autónomo societario?

Ser autónomo societario es más caro que ser simplemente autónomo. Y más tras la reciente subida del 8% que establece la base mínima de cotización de los autónomos societarios en 1152,79 euros en 2017 con una cuota mensual de 344,69 euros.

¿Cómo me doy de alta?

Para ser autónomo societario debes seguir los siguientes pasos:

  • Completar el modelo TA 0521-5, solicitud de alta / baja / variación de datos en el Régimen Especial de Autónomos, dirigido a socios, familiares de socios o miembros de órganos de administración de sociedades mercantiles capitalistas. que está disponible en la web de la Seguridad Social.
  • Contar con la documentación necesaria que es: una fotocopia del DNI, una copia y  el original de la escritura de constitución, y el modelo 036
  • Con todo ello, hay que ir a una oficina de la Seguridad Social, donde una vez realizados los trámites, te darán a resolución sobre el reconocimiento del alta, el resguardo y el justificante de domiciliación del pago de las cuotas.

¿En qué cambios tienen que centrarse pymes y autónomos en 2017?

Últimamente habréis oído o habréis leído en las noticias numerosos cambios en la legislación que afectan a temas fiscales o legales. ¿Pero cuáles de ellos afectan a pymes y autónomos?

En Gesoma te resumimos los cambios legislativos que te van a afectar en este nuevo año, para que no tengas ninguna sorpresa desagradable!

  • El cambio más polémico ha sido el del aplazamiento del IVA, pero esto, como ya os explicamos en este post, ya se solucionó y de momento, pymes y autónomos pueden seguir aplazándolo como  hasta ahora.
  • Sube el impuesto de sociedades en 2.500 municipios: Lo que implica que en el primer pago (que se hace entre el 1 y el 20 de abril) muchas pymes notarán ya la subida
  • Se reduce el máximo que puedes pagar en efectivo: Si antes podías pagar hasta 2500€ ahora el límite está en 1.000€ así que ten cuidado de no pasarte.
  • Las facturas, se tienen que enviar antes: Pymes y autónomos deben emitir las facturas desde que se ha devengado el IVA hasta el día 16 de cada mes (antes teníamos un mes para hacerlo), por lo que se acabó retrasarlas.
  • La cuota de autónomos ha subido: Y se establece en 29,8% para los trabajadores que opten por dar cobertura a las prestaciones por incapacidad temporal (IT).
  • Sube el salario mínimo: Esto es importante para las pymes ya que a partir de ahora el salario mínimo se instaura en  707,70€ mensuales (9.907,80€ anuales), un 8% más

A grandes rasgos, estos son los cambios más importantes para este año, aunque todavía hay algunas propuestas que no están aprobadas pero que pueden afectarnos directamente como son los cambios que implicará la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. Pero de ellas ya hablaremos cuando haya alguna modificación en firme.

Recuerda que si tienes alguna duda, puedes llamarnos o escribirnos a través de los datos que encontrarás aquí.

¿Puedo o no puedo aplazar el pago del IVA?

El pasado mes de diciembre aparecieron varias noticias en los medios de comunicación informando de que la aprobación de una nueva ley impedía aplazar el pago del IVA a partir del 1 de enero de 2017. Sin embargo, parece que ahora aparecen noticias indicando que estos aplazamientos aún son posibles. ¿Cuál es entonces la verdad?

No te preocupes que en Gesoma, como siempre, te lo explicamos todo 🙂

 

¿Qué dice la ley?

El Real Decreto-ley 3/2016 que aprobó el Consejo de Ministros el pasado 2 de diciembre, modifica el apartado 2 del artículo 65 de la Ley General Tributaria de 2003, al incorporar “nuevos supuestos en los que no se podrán aplazar o fraccionar las deudas tributarias“. Entre estos supuestos, la nueva ley incluye las deudas “derivadas de tributos repercutidos, salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no hayan sido efectivamente pagadas“.

¿Qué quiere decir esto?

Pues que aunque no hable específicamente de IVA, la ley hace referencia tanto al IVA, como al pago de Impuestos Especiales, así como a liquidaciones tributarias confirmadas o las obligaciones tributarias de los pagos fraccionados del impuesto de sociedades. Y que la única forma de no hacer frente a estos pagos totales era justificando que las cuotas o impuestos no habían sido pagadas.

 

¿Qué ha pasado después?

Pues que ante el descontento generalizado, la Federación Nacional de trabajadores autónomos negoció con el Gobierno para que permitiera los aplazamientos de deudas no superiores a 30.000€. Y el gobierno entró en razón.

Así que de momento, tanto pymes como autónomos podrán seguir aplazando sus deudas. La diferencia es que mientras que hasta ahora estos aplazamientos se podían realizar por un plazo de 18 meses, a partir de ahora solo se podrán realizar por un año.

Al menos así serán las cosas durante 2017. Después, ya veremos…

 

¡Cuidado al presentar el IVA de este último trimestre!

Como sabes, cuando acaba la Navidad y llega el nuevo año, siempre lo hace acompañado de… El pago de los impuestos, pero este año el IVA vendrá con novedades.

Del 1 al 20 de enero hay que presentar la declaración del IVA del último trimestre de 2016 lo que supone un pago para pymes y autónomos que hasta este momento, en caso de necesitarlo, podía aplazarse de cuatro maneras: Aplazamiento total del IVA (el 100%), parcial (solo por una parte de los impuestos que debes pagar), puro (posponiendo el total del pago por un periodo de tres meses) o fraccionado (por lo que tendrás tres meses para realizar el pago de IVA en 5 plazos). Ya te comentamos cómo era aquí.

Pues lamentamos deciros que la última reforma del gobierno en materia de aplazamientos cambia esto, modifiando algunos temas que debes tener en cuenta:

  • Ya no es posible aplazar o fraccionar las retenciones e ingresos por anticipado
  • Ya no se pueden aplazar ni fraccionar las obligaciones tributarias de pagos fraccionados del Impuesto sobre sociedades.
  • Otro de los temas que no se pueden fraccionar ni aplazar son los tributos repercutidos
  • Ni Tampoco se puede aplazar ni fraccionar las liquidaciones tributarias cuando previamente hayan sido suspendidas durante la tramitación del correspondiente recurso o reclamación en sede administrativa o judicial.

 

La única buena noticia de todo esto es que, los aplazamientos iniciados antes del 1 de enero de 2017, se mantienen igual. De momento!

 

 

¿Sabes cómo contratar si eres autónomo?

contratar-autonomoÚltimamente no para de salir en los medios el hecho de que durante 2016, los autónomos son los responsables de 1 de cada 5 contrataciones, habiendo generado un total de 82.000 empleos en este año. Estos asombrosos datos quizá te han generado una duda que mucha gente se plantea: ¿qué debe hacer un autónomo para contratar a un trabajador?

Si es así, toma nota de los pasos a seguir:

1. Inscríbete como empresario: Para contratar a alguien debes darte de alta en la Seguridad Social presentando el Modelo TA-6. Una vez lo hayas hecho recibirás un Código de Cuenta de Cotización (CCC) que será el número de afilización a la seguridad social por el que podrás dar de alta a los trabajadores.

2. Da de alta al trabajador en la Seguridad: Siguiendo el procedimiento de alta habitual e incluyendo como dato tu CCC.

3. Informa al  SEPE del contrato: Una vez hayas dado de alta a un trabajador, tienes 10 días para enviar una copia del contrato al SEPE. Puedes hacerlo a través de @Contrata, pero para ello necesitarás  una Autorización de los Servicios Públicos de Empleo. (Consíguela rellenado esta Solicitud de Autorización)

 

Y ¡Ya eres empleador! Pero recuerda, que como empleador, el pago de la cotización a la Seguridad Social de tu trabajador será tu responsabilidad.

 

Pymes y autónomos ya no tienen que tener en cuenta el libro de visitas

Hace algunos meses, os hablábamos de lo que era el libro de visitas, el libro que toda pyme o autónomos debía tener para que, en caso de inspección de Trabajo y Seguridad Social los Inspectores pudieran apuntar en él las diligencias que encontraran.

Pues bien, a partir de ahora, la regulación cambia y tanto el libro de visitas físico como el electrónico, dejan de ser obligatorios, ¡110 años después de que se pusieran en marcha!

¿Qué pasa ahora?

Pues que en caso de que te hagan una inspección, será el propio Inspector el que deberá elaborar una diligencia, que entregará a la empresa.  Esta diligencia, deberá dejar constancia de las materias o aspectos examinados y demás incidencias concurrentes.

Eso sí, al igual que pasaba con el libro de visitas, la empresas ahora tendrán que guardar, obligatoriamente  la diligencia, durante 5 años.

No es que la regulación cambie demasiado, pero es un dato a tener en cuenta

¿Tu banco habla con Hacienda de tus cuentas? La respuesta es sí

tu banco habla con haciendaCuando tenemos una actividad profesional y una o varias cuentas bancarias asociadas a ella, – bien sea como pyme, bien sea como autónomo-, tenemos que saber que todo lo que hagamos en esa cuenta debe estar justificado ante Hacienda.  Es decir, todos y cada uno de nuestros movimientos deben obedecer a una razón laboral que pueda justificarse y comprobarse, ya sean pagos de facturas, cobros de clientes, pagos de gastos de la empresa, etc.

¿Por qué? Pues porque todos los movimientos que hagas en tus cuentas deben estar contemplados en tu contabilidad y deben estar documentados  ya no solo porque Hacienda puede inspeccionarte algún día sino porque debes saber que tu banco informa a Hacienda de muchos de estos movimientos.

Y es que normalmente Hacienda no va a revisar los movimientos de tu cuenta, a no ser que sospeche que hay movimientos “extraños” bien porque detecte la entrada de un dinero injustificado o crea que estás haciendo movimientos que no se justifican con tu actividad.  En este caso, la Administración puede indagar en tus cuentas o abrirte una inspección para que se lo aclares.  Pero al margen de estas inspecciones puntuales el banco comunica a Hacienda más movimientos de los que tú crees.

¿Qué le cuenta el banco a Hacienda de ti?

Normalmente, al finalizar el año fiscal, tu banco informa  de tu saldo en la cuenta y de la retención que se te ha aplicado. Pero además de esto, si realizas determinados movimientos, tu banco automáticamente informará a Hacienda de lo que estás haciendo. Esto ocurre:

·        Si haces operaciones que superen los 10.000€

·        Si haces transacciones con billetes de 500€ (sin importar la cuantía)

·        Si haces pagos o cobros de más de 3.000€  de cualquier tipo excepto transferencias

·        Si pides préstamos o créditos de más de 6.000€

 

Es decir, en el momento en el que tus movimientos superen una determinada cuantía, tu banco informará automáticamente a Hacienda de la cantidad y de la persona física que ha realizado dicho movimiento.

Así que ten cuidado si quieres realizar alguna actividad en tu banco que no tenga una justificación, ya que Hacienda siempre tiene ojos en todas partes, ¡y también en tus cuentas!

 

Llega octubre ¡prepara tus declaraciones!

declaraciones trimestralY con el fin de septiembre llega el periodo en el que autónomos y pymes deben preparar sus declaraciones trimestrales y presentarlas antes del día 20.

Atrás quedó el verano y ya estamos metidos de lleno en la rutina del trabajo (desde aquí nuestro guiño a los autónomos que nunca pudieron dejarla 😉

Lo mejor es que no lo dejes para el último momento y empieces a ordenar tus facturas (recibidas y emitidas).

Estas son las declaraciones que deberás preparar (o que en Gesoma podemos prepararte si necesitas ayuda):

  • Declaración trimestral del IVA, el famoso modelo 303- Ésta declaración la deben presentar tanto pymes como autónomos (salvo en el caso de ser un autónomo acogido al régimen de módulos, que deberá presentar el modelo 310 en esta ocasión.
  • IRPF- De nuevo toca preparar la declaración trimestral del impuesto sobre la renta, cumplimentando el modelo 130 (o el 131 en el caso de tributar por módulos).
  • Declaración de retenciones de IRPF. En los pagos a empleados o a otros profesionales, así como en los pagos del alquiler, se realizan retenciones por el IRPF que deberán declararse antes del 20 de octubre a través del modelo 111 y 115 respectivamente.
  • En el caso de las pymes, recuerda además que te toca realizar el pago trimestral del modelo 202 del Impuesto de Sociedades.

¡No te olvides de nada, que ya sabes que Hacienda no perdona!

 

¡Feliz verano!

Termina julio y con él los impuestos y un largo año de trabajo y grandes éxitos. Así que ha llegado el momento de cerrar este blog por vacaciones de verano para coger fuerzas y renovar ideas de cara al próximo curso.

En septiembre volveremos con nuevas noticias, consejos y aclaraciones sobre todo lo que interesa a pymes y autónomos para la gestión de sus negocios.

Entre tanto, pasad un buen verano y disfrutad.

gesoma.com

autónomo

Diferencias entre un autónomo, un autónomo dependiente y un falso autónomo ¿Las conoces?

Es posible que hayáis leído que últimamente el número de falsos autónomos está creciendo en nuestro país. Pero es importante no confundir a los falsos autónomos con los autónomos dependientes (oficialmente llamados TRADE- trabajadores autónomos económicamente dependientes).

Leer más